Me he quedado sin pareja

Perder la pareja nos provoca una crisis de identidad. Las crisis son oportunidades para crecer y evolucionar

Anuncios

Continue Reading septiembre 23, 2010 at 9:02 am 1 comentario

¡Bienvenido!

¡Bienvenido al blog de solteros!:

          Este blog pretende crear un lugar de encuentro y un espacio para compartir, desde la profundidad del ser humano, nuestros deseos y necesidades.

         Nuestra sociedad ofrece a los solteros/separados/viudos/divorciados multitud de planes de ocio e intercambios. Basta mirar un poco en internet para “toparse” con todo tipo de clubs y grupos para hacer contactos con el fin de encontrar pareja.

        El mundo del single esta de moda, sin embargo, el mundo interior de cada single no vende. Desde este blog creemos que hay muchas personas que quieren y necesitan plantearse su “estado civil” de una manera mas profunda y conocer mejor qué les pasó en las anteriores relaciones fallidas para no repetir patrones, modelos de comunicación o miedos en la siguiente.

      Detras de cada persona que no encuentra pareja o que no logra mantenerla el tiempo que a ella le gustaría, se esconden momentos de soledad, de miedo y dudas sobre su propia capacidad para relacionarse.

      Si tu eres uno de ellos, te animamos a que bucees por nuestro blog, conozcas nuestro taller de singles, participes en el foro del blog y lo enriquezcas con tu experiencia.

Miriam Magallon y Elena Cocho

Contigopsicologos

septiembre 16, 2008 at 10:27 am

Reflexiones- Mi experiencia, de soltera a en pareja

Cuando me recuerdo de soltera, me vienen mis viajes, (el viaje de buceo por el Mar Rojo, las salidas con el club de trekking, …) y las noches (los garitos de Alonso Martínez, bailando hasta el amanecer…), así dicho suena bonito y muy divertido, a ratos me sentía feliz, tenía dinero, viajaba, conocía gente, no paraba en casa, trabajaba en lo que yo creía que me gustaba (muchas horas)… pero también recuerdo los momentos de soledad, cuando abría los ojos los ojos los domingos por la mañana y no tenía a nadie a quien dar los buenos días, ningún plan para ese maldito día de la semana (-ya lo podrían eliminar del calendario, pensaba-).   

              Siendo soltera, encontraba mucha gente disponible para salir, tomar una copa, viajar… pero tenía pocos y buenos amigos y todos estaban casados o en pareja… Me sentía fuera de lugar, echaba de menos tener un compañero con quien compartir el camino de la vida… ¿Por qué yo no era capaz de mantener una pareja?, ¿por qué elegía a hombres que me sacaban 20 años?, ¿buscaba un padre?, ¿buscaba protección?, ¿buscaba reconocimiento?.  

          Recuerdo a todas mis parejas, muchas como excelentes amantes, pero también recuerdo la poca comunicación que había, yo no decía lo que quería, lo que deseaba. Me recuerdo esperando, a que ellos estuviesen preparados, a que estuviesen listos, a que me viesen como su MUJER, pero ese momento no llegaba, y yo me frustraba y me cogía unos cabreos!!. No recuerdo haber sido especial, única para ninguna de mis parejas, me sentía con “peros”, esos “peros” que terminan minándote, porque nunca era los suficientemente inteligente, lo suficientemente interesante, lo suficientemente tranquila, lo suficientemente delgada… 

           Detectaba que la pareja no iba bien y no podía cortar y alargaba las parejas como se estira el chicle, que sabes que se va a terminar rompiendo por el sitio y en el momento más insospechado…¿por qué no podía poner límites?, ¿por qué no podía decir BASTA?, ¿por qué aguantaba desplantes?, ¿por qué me ponía como una niña pequeña demandando afecto y atención?. 

         Han tenido que pasar años, bastantes parejas frustradas y también unas cuantas sesiones de psicoterapia para darme cuenta de lo que yo quiero de una pareja, lo que yo quiero de un hombre, de porqué solo me fijaba en los “chicos malotes”, ¿por qué no me gustaban los dulces, y cariños?. Yo interpretaba lo dulce como débil y huía de los débiles, yo no quería ser vista como débil, ¿yo débil?, antes muerta. ¡Menudo auto-engaño! Todos somos débiles y fuertes. También tenía un problema con el COMPROMISO: yo no reconocía que el problema lo tenía yo, y responsabilizaba a mis parejas, “son ellos los que no quieren comprometerse”. Para mí comprometerme era perder mi libertad, tener que someterme, perder mi individualidad, tener que dejar las cosas que me gustan.  

        Tuve que aprender dos cosas para poder estar en pareja:
1- Aceptar al otro tal y como es, sin “peros”, sin intentar cambiarlo, transformalo, manipularlo(porque yo también tenía mis “peros” hacia los hombres)
2- Que podía seguir haciendo lo que me gustaba (aficiones, trabajo, mantener amigos…).

Entonces fui libre para COMPROMETERME. En la actualidad, llevo un año casada, con momentos muy buenos, algunos buenos y algunos malos, la vida es así. Mi vida me gusta más ahora que antes, me siento construyendo un proyecto común con alguien que me valora como soy y ante el que no me tengo que esconder. ¡Espero que mi testimonio os ayude! 

octubre 19, 2008 at 11:35 am 2 comentarios

Hablamos de…

YA NO LO VUELVO A INTENTAR 

Muchas personas acumulan varios fracasos amorosos y rechazos en su mochila afectiva. Cada nuevo intento fallido, cada historia que finaliza de modo traumático duele mas si cabe, que la anterior porque se une a las heridas pasadas.

Por eso, muchas personas toman la determinación de no volverlo a intentar. Para ellas, su tasa de sufrimiento ha sido demasiado alta y no están dispuestas a seguir aumentándola.

Estar en pareja es una decisión tan válida como querer ser soltero sin compromiso, pero a veces, esta última posición es mas el fruto de la frustración de no haber encontrado o podido mantener una pareja, que de una elección libre y adulta. Y por ello encontramos personas con un gran rencor hacia el sexo opuesto, miedo a que se repita la historia o comportamientos evitativos ante la posibilidad de conocer a alguien.

El primer paso para poder superar esa desesperanza consiste en echar una mirada valiente y sincera sobre nosotros mismos. Deberíamos reflexionar sobre lo que cada  uno aportó a la relación, saber responsabilizarnos de nuestros errores y aprender de ellos.

Puede que no hayamos elegido la persona correcta, puede que nos dejáramos llevar por una dinámica rutinaria sin atrevernos a soltar lo antiguo que no nos hacía felices, puede que temamos mas a la soledad que a la falta de amor dentro de la pareja.

Pero hay personas que buscan dentro de si mismas las respuestas a sus fracasos y están dispuestas a atreverse, a superar los miedos e ir al encuentro de otra persona de una manera nueva, abierta, sincera… en definitiva, más sana.

¡Atrévete, puedes ser uno de ellos!

octubre 2, 2008 at 11:43 am 1 comentario


Proximos Talleres

Madrid- 21 de Abril de 2012

Entradas recientes

Blog Stats

  • 8,619 hits